jueves, 28 de septiembre de 2017

SPECIAL NEEDS AT SEA - Ayudas técnicas y SCOOTERS

Al lado del Mercedes con el Rey Julian de
Madagascar, en el Royal Promenade, sobre
 mi scooter de 
SPECIAL NEEDS AT SEA
Un viaje en el barco más grande del mundo no puede estar completo sin el alquiler de un cómodo scooter para recorrerlo de punta a punta. Sus 350 metros de largo y17 pisos tenían infinitos rincones para descubrir.

Cuando se toma cruceros hay una empresa líder en el alquiler de diversas AYUDAS TÉCNICAS, se llama SPECIAL NEEDS AT SEA.

En el Puerto de Fort Lauderdale tenían un puesto dentro de la terminal de cruceros.
Hay quienes los alquilan de antemano vía web, así lo hice yo, pero ellos llevan ese día unidades extra para quienes no hayan tomado dimensión de las distancias que tendrán que recorrer a bordo, en los puertos y en los destinos que recorrerán.

SPECIAL NEEDS AT SEA es la empresa preferida de muchas navieras. Suelen tener un puesto luego del control de seguridad y antes de hacer el check in, está muy bien señalizado. Llevé los vouchers impresos pero nunca me los pidieron, mi scooter estaba esperándome, asique Adrián pasó a llevar ambas mochilas en mi silla y fuimos directo a hacer el check in. Nos dirigimos hacia una fila especial para personas con movilidad reducida, familias numerosas o con niños pequeños. El resto de los pasajeros debía ir al puesto de atención de acuerdo al deck en el que estaba hospedado.

Al instante de comenzar el check in la señora nos dejó solos, volvió y preguntó de dónde había sacado el scooter, le conté que del puesto de Special Needs at Sea, que estaba a unos 50 metros. Resulta que ellos habían mandado un mensaje al crucero advirtiendo que debía tomar el scooter antes de abordar, cosa que ya había hecho. Parece que hay gente que cree que el scooter estará aguardándolo en su cabina, entonces con ese mensaje evitan confusiones.


Luego de hacer aduana un banner que indica donde tomar el scooter.

Nos dieron nuestras tarjetas SEA PASS y ya estábamos listos para abordar. Luego de eso pasamos por los consabidos mini estudios con fondo del barco y muchos fotógrafos para hacer las tomas


Andando por el barco camino al
teatro Amber.
En el canasto aún
tenía el kit que entrega la
empresa una bolsa para conservar
alimentos frescos, una revista y
un folleto de otras ayudas técnicas
que pueden alquilarse.
Un ascensor más tarde y 3 pisos subidos por rampa externa vidriada y con aire acondicionado al barco estábamos en el ROYAL PROMENADE del bello ALLURE OF THE SEAS.

ROYAL PROMENADE, es un espacio que queda en el piso 5 y en él que se encuentran negocios como Kate Spade, un auto Mercedes Benz antiguo, el Bar Champagne y una joyería entre otros.
También un bar que se eleva 3 pisos y debajo de él una fuente, restaurantes y la entrada a uno de los dos pisos del Teatro Amber.

ENTRAMOS al barco por una puerta que permanecería cerrada hasta el último día,  EXACTAMENTE POR DONDE SERÍA NUESTRA PARADA HABITUAL, SORRENTO, una pizzería que también ofrecía ensaladas con verdura muy fresca y boconcinos de mozzarella.

En el momento de abordar todo era venta: paquete de bebidas, paquete de restaurantes y demases. Sortear todos los puestos sin gastar es todo un acto de voluntad.

Partimos raudos hacia la habitación para dejar las mochilas y volver a tomar y picar algo. Como de costumbre en la primera vuelta nos perdimos, pero finalmente llegamos a la puerta y entramos.

EL SCOOTER PERFECTO HASTA QUE EN LA HABITACIÓN ZAZ! SE PARÓ Y NI MATUSALÉN LO HIZO ANDAR NUEVAMENTE.


En la habitación, scooter inutilizado y sin el vaso de Coca comprado!
La habitación accesible era inmensa, bien dispuesta, tanto que fui a entrar con el scooter y allí ZAZ! 


La etiqueta de mi scooter, el
sticker amarillo dice quienes lo
revisaron. Parece que omitieron
la parte inferior de la máquina.
Se paró, para nunca volver a andar. Supuse que por el desmedido resalte en la rampa del baño que había saltado algún seguro pero nada lo hacía arrancar de nuevo.
Volver a desandar el camino era impensable con un mar de 4000 personas entrando.

Llamé desde el teléfono del baño a recepción y nadie atendía. Mientras Adrián se puso a revisarlo cuando descubrió un cable bastante pelado que al tocar con otra superficie terminó de cortarse. Evidentemente quienes lo habían revisado lo habían hecho del todo bien.

Ahora el tema era cómo comunicar esto, salimos y en nuestro piso había un restaurante a donde me dirigí para encontrar a un ser humano. Antes de encontrar a alguien del barco encontramos a un matrimonio que habían alquilado un scooter igual que nosotros en la misma empresa, pero ellos, tenían celular. 


Al dar vuelta el scooter luego de probar
todo lo que debe hacerse encontramos el
cable que se terminó de romper.
Amablemente me prestaron su teléfono móvil y llamé al número de emergencias y expliqué lo pasado, no me creyeron mucho pero mi tono fue in crescendo, entonces me dejaron en espera y me dijeron que fuera a la habitación que era donde estaba el scooter y que en 15 minutos alguien tocaría a la puerta con un nuevo scooter. Incrédula le pregunté qué pasaría si eso no acontecía pues llamaba de un celular que no era el mío y luego de cortar nunca más lo tendría. 

Repasaba en mi mente todo lo que yo había tardado desde el check in hasta la habitación y me parecía imposible. La realidad es que no tenía más opción que creerle.


Un plano más cercano. Por suerte fue en la
habitación y no recorriendo una isla, o al
momento de volver al barco en un destino. 
A los 15 minutos exactamente, alguien tocó a la puerta, traía un scooter igual al que había alquilado. 

Le expliqué lo que pasaba y lo miró sin darle mayor importancia diciendo que alguien se ocuparía.

Ese empleado nos contó que en el barco llevan scooters de repuesto por si algo le pasa a alguno. 

Fui testigo del stock de SCOOTERS que tenían guardados a bordo un día que, volviendo a entrar al barco lo hice por una parte privada, de los empleados del barco. 
Esos scooters eran por si algo le pasaba a alguna máquina de quienes habíamos alquilado, aunque también podía ser para quien quisiera alquilarlo in situ. 


Alex de Madagascar no tuvo problemas
en posar junto a mí en el scooter.
Había otras empresas para alquilar SCOOTERS, pero SPECIAL NEEDS AT SEA ostentaba la mayor cantidad de medallas, esto es, era la preferida de muchas navieras.
Alquilar un scooter en tierra, no es lo mismo que cuando se sale a navegar y se visitan distintos destinos.

Gracias al incidente que me ocurrió estoy en condiciones de decir que SPECIAL NEEDS AT SEA es la mejor empresa que podés elegir para alquilar una ayuda técnica, sea esta: SCOOTER, 
SILLA DE RUEDAS 
HASTA UN COLCHÓN DE DESCANSO. 

Tienen personal en cada crucero y tal vez en muchos puertos. 

En el Allure había cientos de personas en scooters, menos en silla de ruedas manual y mucha gente con sillas a motor propias, algunos veteranos de guerra otros con algún tipo de discapacidad. También ví una inusual cantidad de gente con walker de pie y otros de rodilla. No sé si tomaron el crucero así o alguno se accidentó en viaje. 

La cuestión es que TODOS ANDÁBAMOS con lo que cada uno elegía, ayuda propia o alquilada, felices de PODER disfrutar en igualdad de condiciones con todo el resto de los 6000 pasajeros de cada una de todas las atracciones 

Si te gustó esta nota sobre alquiler de scooters, aquí te dejo algunos post sobre AYUDAS TÉCNICAS en otros destinos.

CANCÚN ACCESIBLE - Traslados y alquiler de ayudas técnicas

ACCESSIBLE MADRID - Traslados y alquiler de ayudas técnicas.

QUÉ es un scooter, dónde, cómo y por qué alquilar uno. 

2 comentarios:

Adriana dijo...

Como siempre, la claridad en el texto no deja lugar a dudas. Te felicito y agradezco toda la información.

maria skarica dijo...

Buen texto..te felicito