lunes, 5 de mayo de 2008

Ser Padres: una mirada diferente


SER PADRES: UNA MIRADA DIFERENTE


Reatech 2008 fue una revelación para nosotros: nos permitió comprender la vida en toda su intensidad, más allá de nuestros propios interrogantes como seres humanos y de nuestras inquietudes como padres de una persona discapacitada.

Y es que fue aquí, en este maravilloso espacio que es la feria, donde aprendimos a valorar lo que tenemos sin pensar en lo que nos falta; donde comprendimos que el dolor va de la mano de la felicidad, sucediéndose de a ratos, conformando un continuum que es, nada más y nada menos, que la vida. Y que esa vida vale la pena.

Y es aquí, también, que aprendimos que…

…Se abraza con los brazos o con lo que queda de ellos, pero se abraza…

…Se ve con los ojos del otro y su narración del universo pero, fundamentalmente, se “ve” al otro desde lo profundo de uno mismo.

…Se escucha con el lenguaje de las manos del otro pero se “escucha” al otro…

…Se camina con lo que se puede o con lo que la tecnología brinda, pero se camina, siempre hacia delante, siempre transitando ese camino que se llama vida, sin concesiones…

Viví, valga la redundancia, un espacio de vida pura: cada cual buscaba su propio espacio bajo el sol y lo vivía, con o sin ayuda, pero con toda la fuerza, ésa que a veces es esquiva en aquéllos a quienes, supuestamente, ninguna capacidad les falta.

Me emocioné, me reí, me asombré, me sentí orgullosa cuando mi hija habló en la inauguración, bailé al ritmo de una música que lo inundaba todo de alegría, me sentí parte de un espacio que, generoso, se abre a quien quiera verlo y disfrutarlo, con gente sin prejuicios, sin etiquetas, con “capacidades diferentes”, que son realmente diferentes en cuanto a su capacidad de prodigarse con el amor más pleno que pueda darse.

Disfruté absolutamente de Reatech 2008. Le agradezco profundamente a mi hija que me haya llevado: la experiencia vivida valió la pena.

A todos, mis sinceras felicitaciones y el deseo de que Reatech 2009 siga ofreciendo este espacio de encuentro tan importante para todos, especialmente para quienes la esperan como “su lugar en el mundo”.

4 comentarios:

Susana dijo...

Me pareció muy especial lo que leí en este lugar. Lo de ver, escuchar, abrazar y caminar de otra forma o de forma distinta y no por ello menos intensa sino quizás más generosa y vital que la de aquellos que teniendo todas las posibilidades, quedan atrapados e inmóviles en el lamento y el resentimiento.
Va para Nélida mi sincera y cálida felicitación.
Para su mamá que pudo bailar al ritmo de la música que lo inundaba todo, mi admiración ya que sólo un árbol con buenas raices se eleva hacia el cielo con fuertes y hermosas ramas.

Susana dijo...

Vuelvo a leerlo y vuelvo a emocionarme. Pasaron cuatro años desde aquel momento y muchísimas situaciones tan impensadas como dolorosas. Sin embargo se sigue: adelante, siempre adelante que es la única forma digna de vivir.

Paula Weiszkopf dijo...

Las felicito, siempre con tanto entusiasmo y vitalida, fuerza , alegría, optimismo y sobre todo alentando a las personas. Todos somos diferentes.

edda picarelli dijo...

Emocionante relato.